viernes, 6 de mayo de 2011

ABRIR LAS CIENCIAS SOCIALES” (IMMANUEL WALLERSTEIN)

ABRIR LAS CIENCIAS SOCIALES” (IMMANUEL WALLERSTEIN)
Durante la reunión de 10 académicos entre los cuales se encontraban científicos de las ciencias sociales y las ciencias naturales se llevó a cabo la discusión que dio origen a esta obra titulada “_Abrir las Ciencias Sociales”._
En estas se examinan tanto las manifestaciones materiales e inmateriales de las sociedades, fueron reconocidas como tal en el siglo XVIII, Wallerstein nos menciona a la Comisión Gulbenkian para la reestructuración de las ciencias sociales, sus aportaciones no sólo nos muestran la evolución del conocimiento hacia la organización que conocemos como ciencias sociales, sino a una actualización y fortalecimiento del camino, que deberían tomar las investigaciones en ciencias sociales, [1]
Para poder entender mejor esta obra la dividiremos en cuatro partes que son los puntos que abarca dicha obra.
Lo que se trata de abarcar principalmente en este pequeño resumen es el proceso que sofrieron las ciencias sociales tras la búsqueda de su independencia frente a las ciencias que ya existían, en particular de las Ciencias Naturales. Así como también se tratara de abarcar lo referente a la institucionalización de las Ciencias Sociales.
El primer tema es La construcción histórica de las ciencias sociales desde el siglo XVIII hasta 1945. En este primer tema se inicia diciendo que las ciencias sociales son una herencia y que estas tienen por objeto la búsqueda de verdades que van más allá de lo que se sabe o deduce. Todo da inicio con las contradicciones que se tenían con respecto a la multiplicidad de sistemas sociales en el mundo añadiendo que estos debían ser analizados con cierta calma y sobre todo con mucho detalle. Para efectuar este análisis las ciencias sociales debían tomar en cuenta primero su particularidad dando inicio a la búsqueda de su independencia.
En el transcurso de este tema el autor nos habla en variadas ocasiones de la ciencia así que recurre a definirla diciendo que: El conocimiento secular sistémico que tuviera validación empírica adoptará el nombre de scientia.
Con esto nos damos cuenta de que las Ciencias Naturales en un principio tenían ventaja, ya que podían experimentar directamente con lo natural y explicarlo de igual manera. Pero las Ciencias Sociales encontraron su primer dilema ¿Cómo experimentar directamente.
La búsqueda del descubrimiento y del progreso vino a desencadenar lo que hoy se conoce como ciencia, y para esto se tuvo que ir deshilvanando el conocimiento en distintas aéreas; y la universidad fue principal sede institucional para la creación de este conocimiento.

Los cambios sociales generaban el contexto adecuado para que las ciencias sociales surgieran y se colocaran en un lugar privilegiado dentro del conocimiento. Al principio tuvo que ser a través de otras áreas de la ciencia, tales como: La filosofía, la historia, la ciencia política etc. Cada cambio social traía consigo también una especialización más profunda de la ciencia y la interrelación de las distintas áreas como por ejemplo: de la economía y la política por necesidad nade la “economía política”.

La antropología por ejemplo surge del hecho de querer estudiar a las tribus en los pueblos conquistados.

Tres campos que nunca llegaron a ser del todo componentes principales de las ciencias sociales fueron: la geografía, la psicología y el derecho. La psicología, por ejemplo, se enfocaba mas en un campo medico, lo que la hace mas apegada a la ciencia natural.

Entre 1850 y 1945 surge la Ciencia Social como tal. La institucionalización de la enseñanza fue acompañada de la institucionalización de la investigación. El interés de las ciencias sociales era llegar a tener las leyes generales que supuestamente gobernaban el comportamiento humano, lo que más tarde traería una separación Aristotélica y Galileana.

Para 1945 las ciencias sociales estaban claramente distinguidas, por un lado las ciencias naturales, que estudiaban sistemas no humanos, y por otro, las humanidades que estudiaban la producción cultural, mental y espiritual de las sociedades humanas civilizadas.

Las ciencias sociales surgieron entre disputas de otras ciencias y la posición privilegiada de las ciencias naturales. Los cambios sociales fueron pieza clave para la búsqueda de una institucionalización de la ciencia social. La actual disputa es por si considerar al ser humano como algo mas que se comportar de igual forma y que existe un método para su análisis, o como un ser que piensa, que siente y que no se comporta igual.
Las ciencias sociales son aquellas ciencias o disciplinas científicas que se ocupan de aspectos del comportamiento y actividades de los seres humanos, no estudiados en las ciencias naturales.

La característica que hace la diferencia entre las ciencias naturales y las sociales es que los seres humanos poseen habilidades cognitivas específicas que crean una conciencia y representaciones mentales abstractas que en general influyen en su comportamiento y crean unas reglas de interacción entre individuos complejas, por tanto a diferencia de las ciencias naturales introducir los hechos mentales reales o supuestos. Por otro lado las ciencias sociales, se diferencian de las humanidades en el énfasis dado al método científico o metodologías rigurosas de análisis.



Cuando algunos de los filósofos sociales empezaron a hablar de física social y pensadores europeos comenzaron a reconocer la existencia de múltiples tipos de sistemas sociales en el mundo cuya variedad requería una explicación, y con la necesidad de que una figura institucional liderara estas nuevas ideas de conocimiento, es cuando a finales del siglo VXIII y principios del XIX las universidades vuelven como principal cede para la creación del conocimiento.

Ya que los nuevos tiempos ameritaban organizar y racionalizar el cambio social, es cuando la práctica de la ciencia social buscaba enfocar su interés hacia una visión en donde el conjunto de estructuras espaciales se convirtieron en territorios soberanos que colectivamente definían el mapa de conocimiento en el mundo.

En el mismo momento en que las estructuras institucionales de estas ciencias sociales se instalan y delinean sus caminos de investigación, las prácticas científicos sociales, en especial después de la Segunda Guerra Mundial, empezaron a cambiar creando una abertura entre dichas prácticas y las posiciones intelectuales de los investigadores, y por otro lado, se apreció un deslinde de intereses entre ellos y las organizaciones formales de las ciencias sociales. [2]
Después de 1945 varios procesos afectaron la estructura la institucionalizada ciencias sociales como fueron 1.- El cambio de la estructura política del mundo; 2.- El crecimiento demográfico y de la capacidad productiva después de 1945, y 3.- La expansión extraordinaria, tanto cuantitativa como geográfica, del sistema universitario en todo el mundo, esto que condujo a la multiplicación del número de científicos sociales profesionales.
Después de los eventos de la Segunda Guerra Mundial que determinaron un nuevo mundo social y positivista, la estructura institucional de las ciencias sociales requirió de una gran inversión para su consolidación. Los países triunfadores de la Guerra, encabezados por EE.UU. e Inglaterra, tomaron la dirección en las líneas de investigación que, a su juicio, eran las que requería el mundo para alcanzar el anhelado orden y progreso.
Es cuando hay consecuencias puntuales que le dan a las ciencias sociales un marco metodológico ideal para enfrentar los estudios e investigaciones en tiempos de replanteamiento de la modernidad. Estas consecuencias se resumen en: 1.- La validez de las distinciones entre las ciencias sociales, a través de la creación de los estudios de áreas, cuya idea básica era tomar una zona geográfica grande que supuestamente tenía alguna conexión cultural, histórica y frecuentemente lingüística, para crear en las universidades centros de investigación adaptados a la realidad de cada país o región, pero en un mapa general coherente con unidades de pensamiento pre-establecidas en el rigor de la comprobación científica; 2.- El grado en que los fenómenos sociales si bien suelen ocurrir en comunidades o localidades delimitadas, sus elementos constitutivos tienen predominio universal. Cualquier percepción en este sentido proporciona un medio ideas de comparación y traducción con otras realidades, desencadenando respuestas determinadas por la naturaleza de lo universal dominante, dejando la senda marcada de un pluralismo universal como alternativa ideas para captar la riqueza de las realidades sociales en que vivimos y hemos vivido; 3.- La realidad y la validez de la distinción entre las dos culturas.
No se puede hablar de un acercamiento entre múltiples expresiones de las dos culturas, pero los debates han hecho surgir dudas acerca de la claridad de las distinciones y parecería que avanzamos en direcciones a una visión menos contradictoria de los múltiples campos conocidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada